El Lado Oscuro de Científicos: Richard Owen

Richard Owen, El Narcisista

Owen, el naturalista del S. XIX es conocido por sus contribuciones a la ciencia desde el campo de la paleontología,  fue el paleontólogo que acuño en su día el término “dinosaurio”, pero también era conocido por ser un absoluto idiota con sus compañeros de profesión. El es descrito, entre otras calificaciones como una persona “vanidosa, arrogante, envidiosa y vengativa”. Un ególatra.

sir-richard-owen-poses-beside-the-skeleton-of-a-moa

Un ejemplo ilustrativo de esto es su larga rivalidad con su compañero paleontólogo Gideon Mantell. Su inicial relación cooperativa con Mantell no tardó mucho en torcerse; ellos compitieron incansablemente, cada uno tratando de derrocar al otro como el sublime descubridor del dinosaurio. Según algunas fuentes, Owen se baso en gran parte en el trabajo de Mantell a lo largo de su carrera pero debido a su orgullo exacerbado nunca llegó a admitirlo.

En 1844, Owen fue premiado con la Royal Medal de la Royal Society por un artículo que Mantell sentía que estaba lleno de errores (Y que así se termino demostrando). Por 1848, Mantell había publicado un articulo para ilustrar aquellos errores, y como no podía ser de otra forma, Owen tomo represalias con un vehemente ataque verbal. Al año siguiente, Mantell, por meritos propios, fue nominado a la Royal Medal y Owen trato, en vano, de disuadir al consejo de que gratificaran a Mantell con tal honor. Mantell describió a Richard Owen como “sobrepagado, alabado en exceso y maldito con un espíritu celoso y monopolizador”

Sin embargo, Mantell no fue el único objetivo de la vanidad de Owen y su despectivo trato, entre sus otras víctimas se encuentras nada menos que Charles Darwin y Thomas Huxley. Owen trato de obstaculizar El Origen de las Especies de Darwin con su propio articulo argumentando que los seres humanos son totalmente ajenos  a los simios; por tanto, una vez Darwin publico su libro, Owen publico una larga, dura y anónima refutación a dicho libro. Huxley, al enterarse de las formas de proceder del Sr. Owen, expresó su deseo de “acabar con Owen, ese farsante mentiroso”

Consta que muchos otros personajes coetáneos a Richard Owen fueron tratados con la misma inquina que le caracterizaba, especialmente aquellos que amenazaron su autoestima con innovadores descubrimientos. Mas tarde en la vida de Owen, su reputación finalmente salió a la luz y se encontró con su ego sobredimensionado, y continua a día de hoy.

 

Para más información:

Richard Owen Data

Belemnites, bones and bickering

Huxley Vs Owen

Richard Owen (1860). Darwin on the Origin of Species 

Anuncios