Economía Tradicional, Economía Conductual, elecciones y adicciones: algunas notas

La economía conductual provee un marco con el que podemos entender cuando y cómo la gente comete errores.  Este campo combina los conocimientos procedentes de la psicología y la economía, destinadas a entenderse, y que proporciona valiosas perspectivas sobre el comportamiento de las personas y si se comportan siguiendo sus mejores opciones y decisiones que se toman en diferentes situaciones. Y, es que la economía conductual surgió en contraposición a la aproximación económica tradicional caracterizada como modelo de elección racional.

razon_vs_emocionEn el contexto de la Economía Tradicional se asume entonces que una persona racional hace balance entre los costes y los beneficios que conlleva una determinada elección y calcula cuál es la mejor elección posible en cada caso. Se espera que la persona racional conozca sus preferencias, que no tenga ni dude nunca entre dos deseos contradictorios, tendría además un perfecto autocontrol y podría retener los impulsos que le impedirían lograr sus objetivos a largo plazo. La economía tradicional utilizaba estas premisas para predecir (o intentarlo) el comportamiento humano en situaciones reales.

Premisas básicas del sistema económico tradicional

Premisa I: Homo economicus

  • Racionalidad ilimitada
  • Fuerza de voluntad ilimitada
  • Egoísmo ilimitado

Premisa II: los puntos anteriormente señalados aunque radicales y no siempre reales explican fehacientemente el comportamiento social de las personas.

be

Por otra parte, la economía conductual muestra que en realidad las personas no actúan de esa forma, no son autómatas racionales que calculan con precisión los costes y beneficios de cada una de las alternativas posible a tomar en cada una de las situaciones y teniendo en cuenta las variables implicadas. La gente, en general, tiene gran dificultad a la hora de ejercer ese autocontrol necesario, están profundamente influenciados por el contexto, y a menudo no tienen ni idea de que pasará, de lo que hará de lo que le gustará en el próximo mes, el año que viene o incluso mañana mismo.

Puntos básicos de la Economía Conductual

Premisa I: Homo Sapiens Sapiens

  • Racionalidad limitada
  • Problemas de autocontrol
  • Reciprocidad

Premisa II: Los problemas y errores son una cuestión habitual y no tenerlos en cuenta supone limitaciones para explicar la conducta humana en el ámbito socioeconómico.

behavioral-economics

Un concepto clave en la economía conductual es el de cómo las recompensas demoradas son rechazadas por la personas. La gratificación demorada hace referencia a la reducción del valor actual de una recompensa cuando la entrega de ésta es demorada, aplazada en el tiempo. Estas decisiones tienen, por tanto, una dimensión temporal, y que involucran compensaciones entre costes y beneficios que ocurre en tiempos diferentes. Tales elecciones impregnan nuestras vidas, desde las decisiones rutinarias de escasa importancia a las que pueden tener consecuencias de larga duración a lo largo de nuestra vida como podrían ser el ahorro para la jubilación, planes de pensiones,  las decisiones en el ámbito académico y educativo, el matrimonio, etc.  Ese concepto de la elección sobre el tiempo nos proporciona una valioso principio organizativo para explicar las preferencias humanas por las gratificaciones inmediatas sobre la demoradas (p.e., adicciones, procrastinación…).  El principal problema con la mayoría de las adicciones conductuales es que los costes de las elecciones ocurren en el futuro, mientras que las gratificaciones, recompensas  o placeres que se obtienen del acto adictivo ocurren en el presente inmediato.

coursera-ariely-behavioral-econ

Las personas difieren sustancialmente en como reducen el valor de una recompensa futura. Por ejemplo, las personas con déficits crónicos en el control de impulsos tienden a responder impulsivamente a las tentadoras recompensas que están disponibles inmediatamente. El comportamiento impulsivo podría facilitar el consumo de drogas mediante la reducción del peso dado a sus consecuencias negativas a largo plazo. Hay resultados que sugieren que esa desconsideración de las futuras consecuencias es un aspecto clave en temáticas como la obesidad y las adicciones químicas y conductuales, y un factor de riesgo para éstas. Esta incapacidad para ponderar adecuadamente recompensas demoradas  puede ser bastante dañina para un adicto que puede estar deseando (o al menos no le importa mucho) sacrificar futuros lucros de mayor magnitud o incurrir en grandes pérdidas o castigos para obtener esa gratificación instantánea.

photos-display-opcostEse comportamiento miope, esa “miopía hacia el futuro”, como ha sido denominada, que lleva a ignorar las consecuencias a largo plazo a favor de la gratificación inmediata podría ser considerado un factor de riesgo.  Por tanto, alentar la consideración de las consecuencias futuras  asociadas a una elección, a una conducta,  podría ser una herramienta útil para el tratamiento de las adicciones. Para neutralizar esa miopía, el tratamiento de las adicciones puede utilizar estrategias de autocontrol, o bien, desplazar algunos de los costes futuros al presente, o reducir algunas de las gratificaciones inmediatas.

Por ejemplo, algunos ex alcohólicos intentan mantenerse sobrios tomando disulfiram, que tiene como efecto hacerle sentir al consumidor muchos efectos desagradables cuando se consume alcohol. Estos efectos pueden ser cefalea, náuseas, vómitos, dolor torácico, dificultad para respirar y ansiedad. Así, al ingerir alcohol, en unos pocos minutos (en torno a 10) el consumidor experimentará esos efectos.

Mas info:

Colin, C., & George, L. (2004). Behavioral economics: Past, present, future. Princeton: Princeton University Press.

Garza, P. B. (2011). Economía experimental y del comportamiento. Antoni Bosch.

Kahneman, D. (2011). Thinking, Fast and SlowNew York: Farrar, Straus and Giroux.

Anuncios